Ayudas de Emergencia Social (AES)

Versión para impresión

Al contrario que la Renta de Garantía de Ingresos, las AES no son un derecho. Son prestaciones no periódicas destinadas a aquellas personas/familias cuyos recursos resulten insuficientes para hacer frente a gastos específicos de carácter ordinario o extraordinario necesarios para poder vivir dignamente. Estas ayudas deben dedicarse únicamente al objeto para el que hayan sido concedidas. 

Los requisitos básicos son constituir una unidad económica independiente1 con 6 meses de antelación, es decir llevar más de 6 meses empadronado fuera del hogar familiar, estar empadronado en cualquier municipio de la Comunidad Autónoma del País Vasco al menos 6 meses antes de la fecha de presentación de la solicitud y ser mayor de edad, salvo si el solicitante tiene a su cargo menores o minusválidos o es huérfano.

Se puede solicitar una ayuda para poder pagar el IBI, el alquiler, el crédito hipotecario, la luz, el agua, la comunidad, el gas, el dentista, las gafas...

El patrimonio disponible de la persona solicitante no deberá ser superior a una cuantía entre 30.000 y 45.500 euros según sea una familia monoparental, pensionista o con menores a cargo. El periodo de concesión máximo es de 4 meses ampliables a 6 meses. Para el alquiler, por ejemplo, el tope máximo es de 250 € mensuales, sin superar el 70% del precio de alquiler de la vivienda. Las personas que estén cobrando la RGI no podrán solicitar una AES para el pago de alquiler pues para la cobertura de gastos de alojamiento en su modalidad de alquiler, subarriendo, coarriendo, hospedaje, pupilaje o alquiler de habitación existe la Prestación Complementaría de Vivienda o PCV. 

Corresponde al Ayuntamiento el reconocimiento, denegación y pago de estas ayudas. Estas están sujetas al límite anual disponible. Por lo que al no ser un derecho como la RGI una vez gastado lo presupuestado no se conceden más ayudas hasta el año siguiente. A no ser que se añada más partidas. 

Como es el Ayuntamiento el que gestiona estas ayudas debemos dirigirnos a los Servicios sociales del Ayuntamiento, solicitando una cita con la Trabajadora Social municipal bien a través del teléfono 010, o bien personándose en el SAC. Es importante antes de una primera cita informarse más detalladamente de cuales son los derechos que tenemos a la hora de solicitar estas prestaciones.

Es importante señalar que el carácter del silencio administrativo en este caso es de desestimación de la solicitud.

El reconocimiento, denegación y pago de estas prestaciones y ayudas económicas si bien está recogido en leyes y decretos al final queda bastante sujeto a la subjetividad de la trabajadora social, por eso hacemos hincapié en que hay que informarse bien de nuestros derechos antes de ir a solicitar las prestaciones. 

 

Unidad de convivencia: Son las personas unidas entre sí por vínculos familiares o similares (parejas de hecho) a quienes se considera en conjunto beneficiarios de la Renta de Garantía de Ingresos o personas individuales.