Colectivos y organizaciones sociales de Irun también están por una sociedad sin pobreza ni exclusión

Versión para impresión

IMG_7678.JPGColectivos sociales de Irun participan en la Asamblea Social de Gipuzkoa. Han firmado el manifiesto "Por una Euskadi sin pobreza ni exclusión" y se suman a las movilizaciones que se están llevando a cabo contra la reforma de la actual RGI/PCV planteada por el ejecutivo vasco, como la realizada ayer por las calles de Donostia.

Ante la nueva reforma de la ley que regula la Renta de Garantía de Ingresos y la Prestación de Complemento a la Vivienda la totalidad de colectivos sociales y redes para la inclusión han elaborado y presentado a la sociedad el manifiesto que “POR UNA EUSKADI SIN POBREZA NI EXCLUSIÓN”. En total son más de un centenar de colectivos, organizaciones y asociaciones sociales y sindicales de Bizkaia y Gipuzkoa, en las que se incluye las seis redes de entidades de la acción social que trabajan en la Inclusión social que conforman Ekain y que agrupan a 300 entidades y cuentan con más de 10.000 personas (profesionales y voluntarias) que trabajan en diversos ámbitos, de la inclusión social, el empleo, los servicios sociales, la cooperación para el desarrollo y la lucha contra la pobreza y la exclusión social. Redes como la Red Europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social en Euskadi (EAPN Euskadi), GIZATEA (Asociación de Empresas de Inserción del País Vasco), HIREKIN (Asociación de entidades de iniciativa e intervención social de Euskadi) y REAS EUSKADI (Red de Economía Alternativa y Solidarias). Igualmente los sindicatos LAB, CCOO, UGT, USO, ESK, STEILAS, CGT y CNT, además de las asociaciones que trabajan con personas y familias perceptoras de las prestaciones sociales.

En Irun y Hondarribia las firmantes son las asociaciones que forman parte de Korapilatuz: Adiskidetuak, Erletxea, Cáritas Zonal Irun-Hondarribia y STOP Desahucios. También se han sumado por el momento el sindicato CCOO de la comarca. Desde los colectivos firmantes hacen un llamamiento a todos los agentes sociales y sindicales de la comarca a que de sumen en el correo electrónico info@erletxea.org

Llaman a sumarse a este manifiesto y las movilizaciones que se convoquen porque entienden que "la pobreza y la exclusión tienen muchos rostros, desde los y las pensionistas (fundamentalmente VIUDAS), con pensiones de subsistencia, pasando por familias monoparentales (principalmente mujeres), trabajadores/as precarios/as, jóvenes sin futuro y muchos/as de ellas desahuciadas y/o estafadas por los bancos", es por lo que según estos colectivos "están presentes en esta iniciativa unitaria, transversal y plural" mediante la cual pretenden conformar una mayoría social que impida los recortes anunciados en la futura ley de reforma de la RGI a debatirse en el Parlamento Vasco.

Ante la anunciada reforma de la RGI por parte del Gobierno Vasco, han querido establecer el modelo de sociedad que en su opinión se "demanda desde el tejido asociativo: cohesionada y con altos niveles de bienestar para toda la ciudadanía". Lo que exige, continúan, un buen sistema de protección social e inversión en gasto social. En contraposición a una sociedad fracturada, donde algunas personas tengan unos niveles elevados de calidad de vida porque pueden pagárselo y una gran mayoría sobreviva en condiciones de vida no dignas. Por ello, los firmantes, han pretendido demandar que la actual reforma de la RGI sirva para, acabar con la pobreza y con la exclusión social.

Estas movilizaciones se suman a las denuncias por el actuar de Lanbide como en la protesta delante de la oficina de Lanbide de Anzaran que llevaron acabo el pasado febrero STOP Desahucios y Erletxea ante la suspensión de la RGI/PCV a una persona y las reiteradas situaciones de indefensión que se están produciendo.

Manifiesto POR UNA EUSKADI SIN POBREZA NI EXCLUSIÓN.

Las organizaciones, colectivos, redes y sindicatos aquí firmantes comparecemos para mostrar nuestra preocupación ante el proceso de reforma de la “Ley 18/2008 de 23 de diciembre Colectivos y organizaciones sociales de Irun también están por una sociedad sin pobreza ni exclusiónpara la Garantía de Ingresos y la Inclusión Social”.

Los grandes retos de las sociedades actuales tienen que ver, fundamentalmente, con el modelo de sociedad que queremos a futuro. Un elemento clave para la construcción de nuestro modelo de sociedad será el sistema de protección social que adoptemos. El nivel de inversión que hagamos determinará que seamos una sociedad cohesionada, con altos niveles de bienestar para toda la ciudadanía o, por el contrario, una sociedad fracturada, donde algunas personas tengan unos niveles elevados de calidad de vida (aquellas que puedan pagárselo), y la gran mayoría sobreviva en condiciones de vida no dignas.

Ya hace algunas décadas la sociedad vasca abordó la cuestión de la lucha contra la pobreza y la exclusión social. Se aprobó entonces una ley que tenía dos grandes objetivos: garantizar unos ingresos mínimos a las personas en situación de pobreza y favorecer su inclusión social, contribuyendo de esta manera a que Euskadi sea una sociedad cohesionada.

Estos dos grandes objetivos deben ser consolidados en la reforma que se está diseñando. Hoy, la sociedad vasca necesita una ley que:

Acabe con la pobreza, garantizando ingresos suficientes para una vida digna e inclusiva.

Acabe con la exclusión social: Articulando mecanismos para la inclusión social de todas las personas

ACABAR CON LA POBREZA:

Según la “Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales (EPDS) 2016” del Gobierno Vasco, hay 60.000 personas que, estando en riesgo de pobreza no perciben la RGI; y otras 63.000 personas que, percibiéndola, no consiguen salir de la pobreza.

Uno de los objetivos de la reforma de la Renta de Garantía de Ingresos debería ser dar la vuelta a esta

situación: lograr que ninguna persona en riesgo de pobreza se quede sin acceder a la RGI y que

ninguna persona perceptora de RGI siga siendo pobre.

ACABAR CON LA EXCLUSIÓN SOCIAL:

Otro de los objetivos de la Reforma de la Ley de Garantía de Ingresos y para la Inclusión Social tiene que ser garantizar la inclusión social efectiva a todas las personas, al margen de que tengan o no un empleo. Hoy día la precariedad del mercado laboral es tal que el 12% de la población está en desempleo. Por otro lado, el 20% de las personas perceptoras de la RGI está trabajando, pero en condiciones tan precarias, que se evidencia que el empleo ya no garantiza salir de la pobreza. La inclusión social tiene que ser, por tanto, un derecho reconocido en esta ley.

Apostamos en definitiva por una reforma de Ley que suponga atender a un mayor número de personas con unas prestaciones que posibiliten llevar a cabo un proyecto de vida libre y autónomo, y que establezca un sistema de gestión ágil, transparente y garantista.

Pedimos al Gobierno Vasco y a los grupos que componen el Parlamento Vasco que ésta sea la reflexión que guíe la próxima reforma de Ley para la Garantía de Ingresos y la Inclusión Social.

Porque es posible y porque lo necesitamos, deseamos una Euskadi sin pobreza y sin exclusión.

Etiquetas: